Una dieta saludable debe estar compuesta por una serie de macronutrientes de alta calidad, con abundantes enzimas, vitaminas, minerales y alimentos con sabor para complacer a las papilas gustativas. Los ácidos grasos omega 3 esenciales (AGE) son extremadamente importantes para una dieta saludable, ya que el cuerpo no puede sintetizarlos y, por lo tanto, deben obtenerse de fuentes dietéticas. Los siete AGE son: – Ácido alfa linolénico (ALA) – Ácido linoleico (LA) Ácido linoleico (LNA) – Ácido linolénico omega 6 (DO) – Ácido linolénico omega 9 (LA)

acidos grasos omega 3

Mantener una dieta equilibrada que contenga entre 1 y 1 mol de cada AGE es un objetivo ideal, pero no siempre se puede alcanzar. Uno de los principales factores que dificultan la consecución del objetivo de 1 a 1 mol en la dieta es el hecho de que la mayoría de los alimentos sólo contienen una pequeña cantidad de un AGE.

Además, la elección de alimentos que hace la gente todo el tiempo, a pesar de saber lo que su cuerpo requiere, es diferente de lo que se necesita para un funcionamiento óptimo.Lifer ellagitanninsare bioflavonoides ricos en vegetales verdes y también se encuentran en los frutos secos y semillas.

La coliflor, el brócoli y las coles de Bruselas pertenecen casualmente a la familia de las verduras crucíferas. No sólo son ricas en vitaminas antioxidantes A, C y E, sino que también contienen una selección de minerales útiles, como potasio, magnesio, calcio, fósforo, zinc, manganeso y selenio. Estos minerales y vitaminas son necesarios para la producción óptima de hormonas, sobre todo de testosterona, y proporcionan protección contra el cáncer; también ayudan a mantener una buena salud intestinal.

Los cereales integrales son la opción alimentaria más eficaz para reducir el riesgo de cáncer. Ayudan a estabilizar los estrógenos, disminuyen el colesterol malo (LDL), contienen valiosos nutrientes como, cobre, fibra, magnesio, potasio, múltiples vitaminas, E y miles de fitoquímicos, fitoesteroles y saponinas. A la hora de elegir los cereales, seleccione los que son ricos en granos enteros, como la avena, el salvado, el amaranto, la quinoa, el arroz integral y el maíz.

Las especias ayudan a reducir el riesgo de cáncer hasta en un 50%. Contienen una gran cantidad de compuestos antiinflamatorios: el extracto de cúrcuma, el extracto de jengibre, el extracto de ajo, la pimienta de cayena y el extracto de romero son todos magníficos combatientes del cáncer.

La carne de vacuno contiene una enorme cantidad de proteínas (65%). La proteína es un nutriente esencial muy recomendable como bloqueador del cáncer. La proteína también ayuda a promover el crecimiento y la reparación de los músculos. Elija sólo cortes magros de carne de vacuno que tengan menos del 7% de grasa.

Los cítricos, como los limones, las limas, los pomelos y las naranjas, también contienen una enorme cantidad de antioxidantes, especialmente de vitamina C. La vitamina C es un potente antioxidante que se encuentra en muchos alimentos, especialmente en los que tiene en su nevera, como las fresas, los arándanos, las frambuesas, las manzanas y los melocotones, y en los cítricos, como las mandarinas, las naranjas, los pomelos y los limones. La vitamina C ayuda a eliminar los radicales libres, que son agentes cancerígenos en el organismo. La vitamina C es ideal para completar las comidas y hace maravillas para reducir la inflamación.

Propiedades resonantes que combinan las vitaminas C, E, beta-caroteno y minerales como el zinc y el selenio y los combatientes de los radicales libres para optimizar la salud celular en general. En la tienda en la que compramos le recomendamos que elija jarretes y faldas de ternera 100% ecológicos. También recomendamos dejar los órganos internos durante la cocción para evitar que absorban cualquier sustancia cancerígena del proceso de cocción.

Los síntomas de no elegir bien tus porciones, son muchas veces el estrés, la ansiedad por la vida por una u otra razón. A veces es difícil encontrar tiempo para comer bien, pero es algo que debes hacer. Una forma de hacerlo es preparar una comida la noche anterior para tener una buena cena. Si prefieres hacer más de una comida, puedes convertirla en tu comida principal del día. Por ejemplo, preparar arroz para la cena y, unas horas más tarde, empezar a cortar las verduras. Tres horas después se pueden cocinar las verduras y añadirlas al arroz para obtener una comida muy completa y saludable.

Una forma es seguir la regla «50-30-30». No comas carne, queso o productos lácteos en todas las comidas. Por ejemplo, no deberías comer pasta o pan todas las noches, a menos que quieras tener una barriga gigante o una mala digestión. A menudo puedes encontrarte con un antojo y lo único que se te ocurre es un gran filete o una hamburguesa con queso. Para combatir esto tienes que empezar a reducir el tamaño de tus raciones.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.