Veo en la lucha ajedrecística un modelo pasmosamente exacto de la vida humana, con su trajín diario, sus crisis y sus incesantes altibajos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.